filosofía política

Filosofía Política: Definición, Historia y Principales Doctrinas

diciembre 8, 2020

La filosofía política es una rama de la filosofía que estudia cuestiones fundamentales relativas a la vida social o comunitaria de los seres humanos. Indagando en una amplia gama de cuestiones, como los principios de justificación del poder y la gobernanza social, los fundamentos de la justificación de ciertas formas de gobierno, las obligaciones sociales de los miembros constitutivos de una sociedad y el origen, la naturaleza y el propósito de gobierno.

Se puede definir también como la reflexión filosófica sobre la mejor manera de organizar la vida colectiva, enfocándose en las instituciones políticas y prácticas sociales, el sistema económico y el patrón de vida familiar; que busca establecer principios básicos que, por ejemplo, justifiquen una forma particular de estado, muestren que los individuos tienen ciertos derechos inalienables o estructuren cómo deben compartirse los recursos materiales de una sociedad entre sus miembros.

Generalmente, la filosofía política se enfoca en los aspectos normativos de las teorías y prácticas políticas, analiza e interpreta ideas y conceptos como libertad, justicia, autoridad, democracia, propiedad, utopía y derechos, que luego se aplican de manera crítica a las instituciones sociales y políticas que existen actualmente. Además, está entrelazada con otras ramas de la filosofía, incluida la ética, la filosofía del derecho, la filosofía de la economía, entre otros campos de estudio.

Índice del contenido

    Historia

    La antigua Grecia es la fuente de la reflexión política más antigua, con una historia continua en Occidente. La reflexión sobre la naturaleza y la organización adecuada de la comunidad política estimuló la indagación sobre la diferencia entre lo público y lo doméstico, el carácter distintivo del gobierno político, la relación entre la vida política y la filosofía, la identidad de la justicia y la taxonomía de las formas estatales, así como una investigación más sociológica de la estabilidad y el declive de los regímenes políticos.

    El vocabulario político griego se adaptó a la práctica republicana romana existente, que pronto dio paso a una constitución imperial que enfatizaba la paz, el orden y la unidad. Roma generó así dos ideales políticos contrastantes: el del ciudadano republicano activo virtuoso y el del imperio unificado gobernado por el derecho romano. Junto con las preguntas sobre las causas de su propio ascenso y declive, Roma proporcionó valores políticos y material histórico para la posterior reflexión filosófica e histórica.

    La filosofía como disciplina estaba subordinada a la teología, lo que fue desafiada por el redescubrimiento el ideal político secular de Aristóteles. Sin embargo, la autonomía de la política secular fue reafirmada continuamente por una serie de escritores, quienes revivieron y reformularon el republicanismo clásico utilizando tanto el derecho romano como las nuevas técnicas y conocimientos del Renacimiento.

    Los intentos de captar el carácter político de las transformaciones económicas y del Imperio en la Europa moderna temprana dieron como resultado un compromiso creciente con el carácter esencialmente histórico de la política, cuya dinámica el discurso republicano era particularmente adecuado para explorar. La Revolución Francesa no fue sólo un acontecimiento en el que la filosofía política jugó un papel importante; también, como el ascenso y la caída de Roma, proporcionó un tema central para la reflexión política posterior.

    La noción de que la autocomprensión y las prácticas humanas deben entenderse históricamente influyó enormemente en el pensamiento político posterior, siendo fundamental para las ideas de Marx, Nietzsche y Freud. Mientras que el pensamiento político del siglo XIX estaba preocupado por el condicionamiento histórico de las sensibilidades políticas, el descubrimiento de Freud del inconsciente fue acompañado por el surgimiento de una política irracionalista de masas.

    Sin embargo, la teoría política racionalista, derivada del utilitarismo y que con frecuencia se basa en (y contribuye) al pensamiento económico, sigue siendo el acento dominante en la filosofía política contemporánea.

    Principales doctrinas

    Liberalismo

    El liberalismo incluye un amplio espectro de filosofías políticas que consideran la libertad individual como el objetivo político más importante, enfatizan los derechos individuales y la igualdad de oportunidades.

    Conservadurismo

    El conservadurismo es cualquier filosofía política que favorece la tradición (en el sentido de varias creencias y costumbres religiosas, culturales o definidas a nivel nacional) frente a fuerzas externas de cambio, siendo crítico con las propuestas de cambio social radical.

    Anarquismo

    El anarquismo es la filosofía política que rechaza (y apoya la eliminación) del gobierno obligatorio, y sostiene que la sociedad puede (y debe) organizarse sin un estado coercitivo. Esto puede, o no, implicar el rechazo de cualquier autoridad.

    Igualitarismo

    El igualitarismo es una doctrina política que sostiene que todas las personas deben ser tratadas como iguales desde el nacimiento, lo que generalmente significa ser iguales ante la ley y en la sociedad en general.

    Capitalismo

    El capitalismo es el sistema económico y social en el que los medios de producción son predominantemente de propiedad privada y se operan con fines de lucro, donde la distribución y el intercambio se realizan principalmente en una economía de mercado.

    Subir