PSICOLOGÍA

Filosofía estética: Definición, historia, componentes y cualidades

La estética es una rama de la filosofía que se ocupa de dos dominios generales: la filosofía del arte y lo que puede considerarse como la filosofía de las experiencias estéticas, especialmente de la belleza, encargándose de su naturaleza y su apreciación así como su reflexión crítica.

Historia de la estética en la filosofía

Es importante señalar que la estética como una rama definida de la filosofía es relativamente nueva. Sin embargo, existe evidencia considerable de que los filósofos griegos y romanos antiguos discutieron y teorizaron sobre la naturaleza y el valor de las propiedades estéticas. Por lo tanto, las contribuciones de los filósofos antiguos a las discusiones sobre el arte y la belleza son parte de las tradiciones de la estética.

 La historia de la estética griega antigua abarca siglos, y durante este tiempo se desarrollaron numerosos argumentos y posiciones matizados. En cuanto a las teorías de la belleza, sin embargo, es posible clasificar las teorías en tres grupos bien diferenciados: las que atribuyen el origen de la belleza a la proporción, las que la atribuyen a la funcionalidad y las que atribuyen la forma como causa de la belleza.

Los filósofos antiguos también fueron los autores de algunos de los conceptos más notables de la filosofía del arte. Las nociones de catarsis, sublimidad y mimesisse originaron en la antigüedad y han jugado un papel en la estética desde entonces.

Durante muchos siglos, podríamos decir que desde los primeros grandes filósofos, hubo una reflexión filosófica, aunque de manera fragmentada, sobre la poesía, la pintura, la música, la belleza del arte en general. Pero no es hasta el siglo XVIII que las investigaciones sobre la belleza, el gusto, lo sublime y el genio florecen. El primer uso del término ‘estética’, ya en un sentido moderno, se atribuye comúnmente al filósofo Alexander Gottlieb Baumgarten en 1735.

Una fase del pensamiento estético fue iniciada por los muy influyentes escritos del tercer conde de Shaftesbury, en los que su filosofía enfatizaba la inmediatez de nuestra impresión de la belleza y la armonía que se percibe como belleza y virtud. De igual manera, Joseph Addison en sus documentos sobre el disfrute estético y sus concebidas cualidades a la que dan lugar: grandeza, novedad y belleza.

El primer tratado real sobre estética en el mundo moderno fue la investigación de Francis Hutcheson sobre la belleza, el orden, la armonía y el diseño, su análisis mostró que sentimos la belleza en un objeto cuando presenta “una proporción compuesta de unidad y variedad”, de modo que la belleza varía con cualquiera de estos, si el otro se mantiene constante.

David Hume, por otro lado, sugirió que “la belleza es tal orden y construcción de partes, ya sea por la construcción primaria de nuestra naturaleza, por costumbre o por capricho, está capacitada para dar placer y satisfacción al alma”.

La búsqueda de las condiciones necesarias y suficientes de la belleza y otras cualidades estéticas prosiguió con entusiasmo en la segunda mitad del siglo XVIII. En este período tan fértil de investigación estética, muchos otros escritores, de diversos grados de sofisticación, contribuyeron a la teoría de la belleza, a la sublimidad y a las bases del gusto. Entre las obras más importantes se encuentran:

  • Ensayos sobre el gusto de Alexander Gerard (1756 – 1759)
  • Elementos de crítica de Henry Home (1762)
  • Conferencias sobre retórica de Hugh Blair (1759 – 1783)

Componentes y cualidades de la filosofía estética

Los filósofos a lo largo de los últimos siglos han definido la experiencia estética como una experiencia cualitativamente diferente de la experiencia cotidiana y similar a otros estados mentales excepcionales. Se establecen tres categorías cruciales de la experiencia estética: fascinación por un objeto estético, valoración de la realidad simbólica de un objeto y un fuerte sentimiento de unidad con el objeto de fascinación y valoración.

La filosofía estética toma en consideración:

  • La experiencia o el virtuosismo (se cultivan, reconocen y admiran las habilidades artísticas técnicas)
  • El placer no utilitario (el disfrute del arte por el arte sin exigir un valor práctico)
  • El estilo (los objetos artísticos y las actuaciones satisfacen las reglas de composición que los colocan en estilos reconocibles)
  • La crítica (el esfuerzo por juzgar, apreciar e interpretar las obras de arte)
  • La imitación (con algunas excepciones importantes, como la música o la pintura abstracta, las obras de arte simulan experiencias del mundo)
  • El enfoque especial (el arte se aparta de la vida cotidiana y se convierte en un enfoque dramático de la experiencia)
  • La imaginación (la forma de creación y representación del mundo externo e interno)

Por otro lado, cuando se trata de analizar cualquier obra estética, los filósofos han argumentado mayormente sobre la respuesta estética, que se debe a los pensamientos y sentimientos iniciados debido al carácter de estas cualidades y las formas particulares en que se organizan y experimentan perceptivamente.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba