PSICOLOGÍA

Cuatro filosofías del amor que debes conocer

El concepto de amor juega un papel enorme e ineludible en varias culturas; lo encontramos discutido en poesía, canciones, películas y novelas. Filosóficamente, la naturaleza del amor ha sido, desde la época de los antiguos griegos, un tema importante, produciendo teorías que van desde la concepción materialista del amor como un fenómenos puramente físico hasta un asunto intensamente espiritual que en su forma más elevada nos permite tocar la divinidad.

Los filósofos se han convertido en románticos desesperados y así como otros en misántropos, el tratamiento filosófico del amor trasciende una variedad de subdisciplinas, pero a lo largo de los siglos, la tarea de una filosofía del amor es presentar los temas apropiados de una manera convincente, basándose en teorías relevantes de la naturaleza humana, ya sea escribiendo sobre el amor o siendo fuertemente influenciados por él en su vida. Algunas de las filosofías sobre el amor son:

Amor platónico

Esta teoría toma su nombre del famoso filósofo griego, Platón, quien escribió sobre el amor en su obra “el Simposio”, un dialogo donde los invitados a un banquete pronunciaron discursos en honor al dios Eros y debatieron sobre el verdadero significado del amor.

Inicialmente, el dialogo de Platón se dirigió hacia las relaciones entre personas del mismo sexo, sexuales y de otro tipo, pero con el Renacimiento, el amor platónico había llegado a abarcar las relaciones heterosexuales no sexuales que conocemos hoy. El amor platónico era un amor que inspiraba las búsquedas más nobles y acercaba a uno a lo divino.

En el sentido popular moderno, el amor platónico es una relación afectiva en la que no entra el elemento sexual, especialmente en los casos en los que fácilmente se podría suponer lo contrario. Al mismo tiempo, esta interpretación es una incomprensión de la naturaleza del ideal platónico del amor, donde su expresión no es a través de las relaciones sexuales sino en una experiencia que trasciende el deseo y se transforma en sublimación. Un ejemplo simple es la amistad.

Amor sartreano

Esta teoría del amor nace por parte del filósofo Jean-Paul Sartre, como la posibilidad del amor auténtico. Como toda la filosofía de Sartre, está motivada por la cuestión de cómo la humanidad puede realizar su libertad infinita, por lo tanto, dice que en una auténtica relación amorosa se acerca al otro “como otra conciencia que necesita realizar sus propios proyectos”, expresándose acerca de la libertad mutua y rompiendo con el esquema amoroso de objeto- sujeto.

Sartre propone que la autenticidad de las relaciones amorosas implica que ambas partes reconozcan a su amado libre y se aprecien a sí mismos como sujeto, como persona por derecho propio, de esta manera cuando dos personas libres se aprecian a sí mismas de forma independiente y están de acuerdo sobre lo que significa amarse, se aman auténticamente: pueden crear un significado juntos en amor recíproco.

Amor kierkegaardiano

Para el filósofo existencialista Søren Kierkegaard, el amor es una primera fenomenología dada, es la sustancia de la vida y precede al conocimiento. Es fundamental para esta comprensión del amor la incitación al movimiento del amor hacia otro «porque es a través de la relación de ida y vuelta de amar a los demás y ser amado a cambio, que llega a conocerse lo que llamaríamos la existencia de una persona en particular».

Kierkegaard establece que el amor debe ser una hermosa exploración de la forma en la que une al ‘yo’ con el ‘otro’, brindando una alegría profunda. De esta manera, propone un ‘amor incondicional’ diciendo que “amar a las personas es lo único por lo que vale la pena vivir; sin este amor no se vive realmente”, esta visión del amor se fundamenta de la esfera religiosa, donde amar a todos incondicionalmente es el enfoque que debería tener el amor.

Amor aristotélico

El filósofo griego Aristóteles expresa que el amor propio es el primer requisito previo para amar a los demás, enfocándose en el logro de la felicidad y la relación con la virtud, Aristóteles considera que la persona deber ser un amante de sí mismo, no sólo porque él mismo se beneficiará de hacer cosas buenas sino que beneficiará a los demás a su vez.

Aristóteles usa el término ‘amor’ como sinónimo de ‘amistad’ y considera que el amor se expresa verdaderamente en los amigos. De esta manera vemos dos elementos importantes que componen la visión aristotélica del amor: el amor propio y el hacer el bien por el bien del otro y por ninguna otra razón. Asimismo, el enfoque aristotélico se considera en el pensamiento de sí mismo para amar a los demás correctamente.

Redacción por Mariela Guerrero.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba