PSICOLOGÍA

Concepto ¿Qué es la Filosofía?

El término filosofía en su forma más simple significa ‘amor a la sabiduría’, proveniente de la unión de palabras griegas: ‘philos’ que significa amor y ‘sophos’ que significa sabiduría, y de esta afortunada manera tenemos el término y su significado literal. Pero, ¿qué es sabiduría? ¿Qué es amor? ¿Qué es entonces la filosofía ahora que conocemos su etimología? ¿Para qué sirve? Son incontables las preguntas que nos surgen y esa es justa la manera en la que se explica.

La filosofía es el cuestionamiento, es el estudio, la resolución de planteamientos, la búsqueda de conocimiento, de comprender las verdades fundamentales, es la dedicación a aprender y conocer la naturaleza de todas las cosas. La filosofía es una de las disciplinas más antiguas, que probablemente surgió con la civilización humana, pues nuestro deseo o necesidad de saber está arraigada a nuestro potencial para pensar.

En otros términos, la filosofía es el estudio sistemático y crítico de cualquier tipo de cuestiones fundamentales, que surgen en la vida cotidiana y a través de la práctica de otras disciplinas. El estudio de la filosofía implica la formación de las propias respuestas a las preguntas así como también la búsqueda de comprender la forma en que la gente ha respondido a tales preguntas en el pasado, dándole importancia a su historia, la historia de esas preguntas y de esas respuestas.

Las personas dedicas a esta disciplina llamadas filósofos, han proporcionado teorías sistemáticas de la historia, de la existencia, del mundo natural, de la mente humana, del conocimiento, el amor, la amistad: de todo, todas las cosas que no tenían (o no tienen) una explicación o al menos un argumento lógico, su propósito ha sido darle sentido al confuso mundo de la experiencia sensorial. Y gran parte de lo que ahora es ciencia fue una vez parte de la filosofía especulativa.

Todas las cuestiones filosóficas suelen ser fundamentales y abstractas, ya que la filosofía principalmente se hace a través de la reflexión y no suele depender de la experimentación, sin embargo, para estudiarla utiliza métodos análogos a los utilizados en el estudio e investigación científica.

La filosofía se ha encargado de abstraer la percepción con símbolos y usarlos para formar conceptos, creando una nueva forma de percepción que incide en la conciencia, utilizando estas habilidades para evaluar el entorno y poder interactuar racionalmente con él, además de analizar experiencias concretas, el uso fundamental de esta capacidad para proporcionar un panorama conceptual generalizado, y luego así buscar entre los matices de esos símbolos y esos conceptos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba