PSICOLOGÍA

Antropología: Definición, Historia y Subdisciplinas

La antropología es el estudio del ser humano y su interacción con la cultura (dependiendo en la que éste se encuentre), palabra que proviene del griego ‘anthropos’ que se traduce como “hombres”, “humanos” y logos “conocimiento”, analiza tanto los usos y prácticas sociales, que terminan en ritos y tradiciones, así como la cultura material que el hombre ha realizado a lo largo de su historia, al igual que las modificaciones que ha presentado el cuerpo humano con el paso del tiempo.

El ser humano tiene varias dimensiones, psicológicas (procesos mentales y conducta que se da por medio de estos), biológicas (procesos naturales de la vida humana) y sociales, y aunque están estrechamente relacionadas, la antropología se encarga es de este último aspecto, el social, donde el ser humano se relaciona con otros, se comporta y vive de cierta manera dependiendo de sus costumbres, reglas, religiones, organización política, entre otros.

El antropólogo realiza trabajos de campo al igual que de observación, para luego desarrollar teorías que puedan explicar una realidad social (así como también ayudarlas y mejorarlas). Se fundamentó como ciencia social o cátedra a principios del siglo XX, comenzando por estudiar las costumbres exóticas de pueblos lejanos, de comunidades que vivían en selvas o en islas lejanas, hasta sociedades modernas, dando aportes importantes en el entendimiento del ser humano.

Historia

Aunque como ciencia formal se estableció relativamente reciente, este interés por conocer y entender las diferentes manifestaciones sociales y culturales del ser humano existe desde mucho antes de la Antigüedad Clásica, con  pensadores griegos como Hipócrates, Aristóteles o Herodoto, que habían dejado importantes escritos que hablaban sobre la diversidad humana.

Habiendo entonces escritos de historiadores, viajeros, y eruditos que describían el carácter, las costumbres y la distribución geográfica de los pueblos explorados y gracias el descubrimiento de los europeos sobre las culturas del Nuevo Mundo, África y el sur de Asia (siglo XV) se comenzaron a introducir ideas que revolucionarían la historia de la humanidad tanto cultural como biológicamente. 

Ya que en el siglo XVIII,  se comenzaron a elaborar teorías sobre el desarrollo de la civilización humana y la evolución, chocando así con los dogmas religiosos que se tenían en ese entonces sobre que determinados pueblos no occidentales habían caído en desgracia divina. Una prueba irrefutable sobre el proceso de evolución del hombre es el hallazgo de un fósil Neandertal en 1856 en Alemania y en 1890  los restos de un Homo erectus.

Durante el siglo XIX Europa comienza a expandirse para conquistar nuevas regiones y se encuentra con numerosas culturas a las que estudió con detalle y con la aparición del método científico la teoría de la evolución contribuyeron a la idea de que era posible una ciencia de las sociedades humanas. Pasando así de las ciencias naturales a las ciencias sociales, conociéndose esto como evolucionismo social.

A diferencia de lo que se pensaba, que la antropología era el estudio de lo primitivo y que cuando se acabara esto se acabaría el objeto de estudio de dicha ciencia, en realidad no es así, ya que el objeto de estudio es la diversidad humana, y a medida que el mundo moderno crea situaciones de mayor conflicto y tensión entre grupos humanos, la antropología se vuelve así políticamente importante para organizar la vida social en el mundo.

La antropología puede dar respuestas a varias preguntas fundamentales, gracias a su perspectiva general sobre la biología, arqueológica, lingüística, cultural, comparativa y global, contribuyendo al entendimiento del significado de nuestra herencia animal y, por tanto, a entender mejor de lo que es característicamente humano en nuestra naturaleza.

Mediante la etnografía (técnica de investigación que tiene como objetivo observar y registrar las prácticas culturales y los comportamientos sociales) la antropología ofrece su principio metodológico más importante: el holismo, que sostiene que las propiedades de un sistema (o en este caos una interacción social) genera fenómenos y propiedades que no se pueden analizar de manera individual, sino como un todo.

Subdisciplinas de la Antropología

  • Arqueología: intenta reconstruir la historia y las culturas de los pueblos pasados a través de restos materiales (o vestigios) para interpretar diferentes formas de estilos de vida que llevaban las diferente comunidades, representando una herramienta muy útil para reconstruir diferentes eventos y etapas históricas de la humanidad, es una de las ramas de la antropología más conocida.
  • Antropología biológica o física: aborda al ser humano desde un punto de vista evolutivo y adaptativo, considerando los cambios biológicos en el cuerpo del ser humano que se han dado desde la prehistoria hasta la actualidad y como a su vez el desarrollo biológico influye en cómo nos comportamos socialmente.
  • Antropología lingüística: estudia la función y contexto social que tienen las lenguas humanas en la cultura, analizando la estructura de todos estos lenguajes. Intenta comprender las dinámicas de cambio por las que ha atravesado el lenguaje a lo largo del tiempo, como sistema de representación y comunicación.
  • Antropología social: conocida también como antropología cultural o etnología, estudia la diversidad entre las sociedades y las culturas humanas, encargándose de analizar las características, y el cómo se estructuran los vínculos sociales y las conductas humanas.

Redacción por Mariela Guerrero.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba