VIDA SALUDABLE

5 Consejos útiles para evitar roncar al dormir

Sin duda alguna, los ronquidos son uno de de los problemas que mas incomodan a la hora de dormir y que, curiosamente, las personas que mas salen afectadas por estos no son las que los padecen sino quienes deben compartir habitación con quienes los producen.

Los ronquidos frecuentes son un problema bastante común entre las personas adultas, siendo más habitual en los hombres y personas con sobrepeso. Estos generalmente se producen a causa de una reducción del espacio a través del cual circula el aire por las vías respiratorias, la cual es producto de la relajación de los músculos al dormir. Al haber menos espacio para la circulación del aire este tiende a “chocar” con los tejidos blandos, lo que ocasiona que estos vibren produciendo  un molesto sonido.

Es necesario tener presente, que si bien la mayoría de las ocasiones lo ronquidos son inofensivos, existen ciertos casos en los que estos pueden ser una consecuencia de un problema mucho mas grave, como por ejemplo, la apnea del sueño, la cual es una interrupción momentánea de la respiración; igualmente, un caso grave de ronquidos representa una mayor propensión a sufrir infartos y derrames. Por esto es recomendable que consultes con tu medico en caso de presentar problemas al respirar o ronquidos habituales muy fuertes a la hora de dormir.

Ahora bien, si tu problema de ronquidos no es tan grave, aquí tenemos algunos consejos que te podrían ayudar para que dejes de ser la pesadilla de los que sufren de insomnio:

1. Cuida tu posición al dormir

la posición que adoptas mientras duermes puede llegar a influir considerablemente en si roncas o no. Si duermes boca arriba por ejemplo, es más probable que tu lengua, la piel alrededor de tu cuello y otros tejidos ocasionen algún tipo de obstrucción o estrechamiento  de las vías respiratorias, provocando los ronquidos; por lo que lo más recomendable es que trates de dormir sobre uno de tus costados.

2. Busca la forma de mantener cerrada la boca mientras duermes

es muy común que mientras dormimos tendamos a abrir involuntariamente la boca a causa también del relajamiento de nuestros músculos. Esto ocasiona que el aire ingrese golpeando los tejidos blandos de la parte superior de nuestra garganta haciéndolas vibrar. Lo que puedes hacer en primer lugar es tratar de quedarte dormido con las mandíbulas cerradas, esto manteniendo la boca cerrada mientras concilias el sueño.

También puedes tratar de buscar una posición que evite que tu boca se abra involuntariamente por la gravedad. Si esto tampoco funciona entonces puede ser necesario que utilices una especie de correa para la barbilla o un protector bucal.

Mantener la boca abierta mientras dormimos también puede derivar en otras afecciones más graves como por ejemplo el desarrollo de enfermedades de las vías respiratorias y los pulmones, causadas por el ingreso de grandes cantidades de aire frio y lleno de partículas que no fue filtrado por nuestra nariz.

3. Trata de mantener despejada tu nariz a la hora de dormir

al mantener tus fosas nasales libres de obstrucciones es menos probable que te veas forzado a respirar por la boca, evitando asi producir ruidos molestos.

Por lo que, si constantemente te ves afectado por congestiones nasales es recomendable que trates de despejarla “sacudiéndola” o “sonándola” antes de ir a dormir, para asi deshacerte del exceso de mucosidad.

Si lo anterior no funciona, puedes tratar usando algún tipo de descongestionante antes de dormir como por ejemplo los típicos atomizadores de agua salada o gotas descongestionantes como las que podemos conseguir en cualquier farmacia (en este caso es necesario que cuentes con la correcta orientación de un medico, recuerda que nunca debes auto medicarte).

4. Haz ejercicio

el realizar algún tipo de deporte de manera frecuente puede tener múltiples beneficios para tu salud integral, y uno de estos beneficios es, por supuesto, el disminuir la probabilidad de sufrir de ronquidos por la noche.

El hacer ejercicio nos ayuda a la disminución del exceso de grasa corporal, la cual puede ocasionar presión sobre nuestras vías respiratorias dificultando la respiración especialmente mientras dormimos.

 además el ejercicio permite fortalecer nuestras  vías respiratorias, dado que al momento de realizar algún deporte que exige un cierto nivel de esfuerzo estas (nuestras vías respiratorias) deberán trabajar mas para poder mantener el flujo de oxigeno en nuestro sistema; esto quiere decir que nuestra respiración en general mejorara considerablemente trayendo múltiples beneficios, entre ellos el respirar mejor al dormir.

5. Disminuye el consumo de alcohol y cigarrillo

aparte que estos son perjudiciales para tu salud en general, el cigarrillo y el alcohol pueden contribuir a que ronques por las noches. En el caso del cigarrillo esto ocurre porque el humo puede ocasionar irritación en las vías aéreas, provocando a su vez que se inflamen ligeramente dificultando el paso del aire.

Por otro lado, el alcohol ocasiona que los músculos se relajen, incluyendo por su puesto los músculos del paladar y la garganta, lo cual es una de las causas del problema.

Es importante aclarar que si bien estos consejos pueden resultar útiles, siempre es recomendable actuar bajo la tutela de un especialista medico a fin de evitar daños mayores por problemas no diagnosticados. 

Botón volver arriba